Como trabajamos

16 paso para montar una puerta blindada

Siguiendo con la categoría de nuestro blog en donde contamos «Como trabajamos», queremos hablarte en esta ocasión los pasos que seguimos a la hora de la instalación de una puerta en Madrid.

Estamos creando más contenidos para explicar nuestra experiencia lo largo de todos los años que llevamos en la profesión como instaladores de puertas, armarios además de tarimas flotantes, Puesto que somos consciente que es una de las partes del proceso que más preocupa a nuestros clientes.

Para vayamos al grano, en la instalación de una puerta blindada nuestro proceso consta de 16 pasos:

Como hacemos siempre buscaremos donde está la mejor ubicación de todos los elementos (puertas, herramientas, herrajes…) para que no estorben ni a nosotros ni al cliente.

Posteriormente taparemos todas las zonas de trabajo que puedan resultar bien dañadas bien ensuciadas durante el proceso.

Extraemos la puerta actual teniendo muy en cuenta que cuanto menos rompamos menos tendremos que subsanar en los pasos finales de la instalación de la puerta.

En la medida de los posible retiremos los escombros producidos: sacando a la calle, nuestra furgoneta…

Tras ello haremos una primera limpieza de la zona puesto que cualquier elemento que nos podamos dejar podría estropear los componentes, que son nuevos, de la puerta que vamos a instalar.

Procedemos a la colocación del premarco, recibir para finalmente rematar.

Realizamos la comprobación de que el suelo está nivelado ya que si no lo está debemos arreglar para que no nos de problema al abrir la hoja.

Colocamos la puerta para atornillarla.

En ocasiones nos encontramos con que el suelo no está bien nivelado por lo que para arreglar este problema ponemos el cerco a favor de obra, debiendo subir la puerta para evitar problemas en el funcionamiento correcto de la puerta.

El ayudante prepara los distintos herrajes que pueda contener la puerta tales como la mirilla, visagras, manilla o pomo.

En este paso de la instalación de la puerta debemos hacer una comprobación de que la hoja abre y cierra de manera correcta.

Colocamos la espuma, por dentro y por fuera, para rematar la colocación.

Llegado a este punto, el ayudante, realizará una segunda limpieza además de proceder a retirar las herramientas que no se van a volver a utilizar.

En este punto del trabajo procedemos a la colocación tanto de los recrecidos como de los tapajuntas.

El ayudante retira el resto de las herramientas trasladando las mismas a nuestra furgoneta.

En la misma la limpia procediendo después a ordenarlas.

Procedemos al sellado de la puerta para realizar tras la misma la última limpieza de toda la zona de trabajo.

Una vez hemos acabado pedimos al cliente que revise el trabajo.

Procedemos a explicarle por un lado el trabajo llevado a cabo para la instalación de la puerta, por otro lado las particularidades que pueda tener su modelo de puerta en concreto.

Atendemos a todas las cuestiones que puedan surgirle.

Siempre tenemos muy presente dos cosas en la instalación de puertas blindadas en Madrid:

  1. Que el trabajo cumpla tanto con las expectativas como con las necesidades de nuestros clientes.
  2. Hacer que todo este proceso sea lo menos invasivo o molesto para que este proceso sea cómodo para el cliente.

Hacemos una videoconferencia para de esa manera poder conocer mejor que es lo que necesitas.

Te ofreceremos un asesoramiento con el fin de que elijas la mejor opción.